martes, junio 13, 2006

El cosmonauta fantasma

Me acaba de llegar a través de la lista de correo de la SEA una noticia muy interesante que desacredita de manera muy significativa a uno de los mayores enemigos de la divulgación científica en este país: el "cuatrero" Iker Jiménez.

Resulta que el tal Iker emitió el domingo pasado un reportaje (no lo ví, ya que no sigo habitualmente el programa, aunque reconozco que a veces lo veo para ver cuantas "burradas" suelta por minuto) sobre un supuesto cosmonauta ruso cuya existencia fue ocultada por la antigua URSS debido a que había había desaparecido a bordo de la Soyuz2. Como suele suceder en las historias que cuenta Iker Jiménez era todo mentira, aunque lo curioso de este caso es la forma en que se originó el bulo y cómo este señor que presume de fidedigno y de contrastar sus fuentes, cometió un error de periodista de parvulario al emitir esta historia como cierta cuando era bien conocido que era falsa.

Les dejo un par de recortes de prensa que me han enviado sobre el tema: un artículo en el Correo Digital, y otro en El Diario Montañés. No tienen desperdicio...
También hay un artículo muy bueno sobre el tema en el blog de Javier Armentia, director del Planetario de Pamplona y gran divulgador científico (de los de verdad).

En esta otra página, le metén un poco más de caña (merecida) al Iker.

Y este es el supuesto cosmonauta...

6 Comments:

Blogger Pepa dijo...

Que fea es la ignoracia. La exposición de Foncuberta estuvo hasta en el Museo de la Ciencia y el Cosmos, vamos que la quedadita del astronauta falso es más vieja que los chistes de Jaimito. El Iker este va a tener que cerrar el chiringuito ese eh. Un artista le toma el pelo a la sociedad, todo el mundo sabe que es una quedada pero mola como se lo montó, traia hasta la comidita de su perro espacial, uno tipo Milú de Tintin, (bueno era muy Tintin)

10:03 a. m.  
Blogger Astroyorch dijo...

Pués por lo que me han dicho, los de PRISA están como quien oye llover... Les da igual las burradas que haga este tipejo, mientras siga teniendo audiencia. Penoso!!!

11:15 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Acabo de leer el blog de Javier Armentia. Será todo lo divulgador de verdad que quieras, pero maleducado un rato.

11:33 p. m.  
Blogger Cobarde dijo...

Sí, mucho mérito tiene meter caña por este asunto. Miren qué fácil es.

11:51 p. m.  
Blogger Astroyorch dijo...

Usuario anónimo: Desde luego que yo no comparto la forma de decir las cosas de Javier (a veces se pasa un poco), pero si que comparto el fondo del contenido.

Cobarde: Desde mi punto de vista, el argumento de que el programa sea de entretenimiento no creo que sea excusa para que den como ciertos contenidos falsos. Lo más criticable para mi como investigador es que el señor Iker Jiménez vaya de riguroso y no sea capaz de contrastar una información tan fácil de verificar (y si la contrastó y de todas formas la dió como cierta, aún peor me lo pone)
En cuanto a lo que te refieres como "yihad científica" no creo en absoluto que lo sea. Hay muchísima gente que se cree las historias inventadas del señor Iker, igual que las del señor J.J. Santos y eso para mi es muy grave. Los escépticos simplemente intentan difundir un mensaje contrario al de estos señores, desde un punto de vista más riguroso aunque a veces se escapen comentarios de mal gusto (probablemente debidos al empute que dan estas cosas)
Desde luego, si queremos divulgar la ciencia y el conocimiento, lo que no podemos hacer es quedarnos de brazos cruzados ante las constantes provocaciones de estos dos periodistas.

Un saludo y gracias por visitar mi blog

6:25 p. m.  
Blogger Cobarde dijo...

Debe ser que mi percepción del fenómeno Iker Jiménez difiere radicalmente de la que tienen los demás. Yo lo veo como un "entretenedor" nato. Le respeto, porque nunca le he visto decir que se cree en posesión de la verdad, ni manipular su imagen para parecer un estudioso con autoridad al estilo de Del Oso, Benítez o Blanco, los cuales que me parecen fraudulentos, y a los que siempre pongo de contraejemplo.

Al contrario, me parece que lo que hace Iker Jiménez es muy sano para la causa escéptica, la de verdad, porque introduce conceptos como la desconfianza, o el que no es necesariamente OVNI todo lo que reluce. Él puede llegar a un público al que ningún ilustre y aburrido científico iba a llegar. ¿Que sale a contar historias (escasamente) engañosas? Si eso es malo, no entiendo que la misma gente no se le esté echando al cuello a Fontcuberta, que declara abiertamente que ha buscado que su engaño cuele (eso sería "engaño, con la agravante de alevosía"). ¿Que se dice periodista? Bueno, omito comentar sobre la credibilidad que me merecen los periodistas.

Por eso cuando veo estos ataques fuera de tono no puedo por más que pensar que se trata de un grupo de personas desesperadas por inventarse un enemigo por medio del cual justificarse a sí mismos.

Es más, imagínate que logran acabar con todos los que consideran fraudes televisivos. Entonces, por lógica, la televisión será un medio muy creíble: si sale en la tele es que tiene que ser cierto. En mi modesta opinión, eso sí que sería muy dañino. Una buena dosis de programas como el de Iker en la tele nos recuerda, al igual que hace Fontcuberta, que nunca debemos fiarnos de lo que nos cuentan. Cosa, por cierto, que también dice Iker asiduamente.

Ojalá los Iker, y no los Benítez, Blanco o Del Oso, sean el futuro de la divulgación ocultista.

¡Y ojalá tampoco nunca lleguemos a tener una Dictadura de la Ciencia y de la Razón! Que se lo pregunten a los ratones de laboratorio...

7:52 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home